29 oct. 2008

Altare y Precipizo degli Asteroidi

En todo este tiempo que llevo escalando ha habido muchas veces que en el descenso de alguna ruta se ha echado la noche encima. Es algo que supongo le habrá pasado a mucha gente, inherente al deporte que practicamos, sobre todo si encima empiezas tarde o vas mas lento que el caballo del malo. En la mayoria de las ocasiones la cosa no pasa a mayores porque conoces el descenso o este es facil de seguir y como mucho llegas tarde a la tienda, coche, casa, vivac o bar.
En el tiempo que estuvimos en Mello nos tocó bajar de noche mas de una vez, aunque la mayoria de las veces sin mayores consecuencias.
Al cabo de una semana de estar en Val di Mello fuimos a escalar al Precipizio degli Asteroidi para hacer la clásica Oceano Irreazoniale. Una vez más decidimos juntar esta ruta con una del muro anterior, la Piedi di Pombo. Al final nos quedó una combinación larga y muy bonita, empezando con un largo de fisura divertido, continuado por otros 5 largos de placa mantenidos llegando asi al Precipizio. A partir de ahi, tres largos de diedro nos llevan al techo que se supera por la derecha, pasando ya a terreno mas facil.
Según la guía y nuestro entendimiento nulo de italiano, el descenso del Precipizio se realiza andando hacia el oeste por un valle con pasajes empinados y alguna sirga o cuerda fija hasta llegar al pie de la pared. Desde aqui todavia queda bajar del Altare, que se puede realizar rapelando por la mencionada Piedi di Pombo o a pata por la senda de subida.
Muy bien, pues cuando salimos de la via, el descenso no resultaba ser tan obvio. La cosa empinaba peligrosamente y no habia senda, hitos o indicio de camino o algo que se le pareciese. Nosotros decidimos seguir por el lugar mas obvio mientras la pendiente iba tomando cada vez mas inclinación. Durante este tiempo se nos hizo de noche y tuvimos que seguir con las frontales, hasta que llegamos a un punto donde la única solución era rapelar o volver sobre nuestros pasos. Lo primero lo descartamos porque durante el descenso, el camino que habiamos tomado era el mas sencillo con diferencia. Lo segundo al final tambien lo descartamos, pues ya era de noche y no sabiamos donde coño ibamos a parar. Solo nos quedaba esperar a que amaneciese, y eso fue lo que hicimos. Para ser la primera vez que me toca picar bivac a pelo no me puedo quejar: la noche no era muy fria, teniamos un sitio para sentarsno e incluso pudimos hacer un fueguecillo para mantenernos calientes.
Al dia siguiente continamos con el descenso a primera hora de la mañana. Llegamos al fondo del valle en lo que en realidad era un barranco y continuamos rápel tras rápel bajando literalmente por el cauce del rio, en plan descenso de cañones. Despues del lavado de cuerdas por fin llegamos a los rápeles de la Piedi di Pombo y en cuatro rápeles estabamos en el suelo.
No me acuerdo a que hora llegamos al bivac, pero se que no tardamos mucho en arrasar la despensa y quedarnos sopa debajo de un árbol. La tarde continuó con sesión de baño, cerveza y cuerda floja.


Picasa SlideshowPicasa Web AlbumsFullscreen

Hablando con un colega a la vuelta me contó que a unos amigos suyos les pasó algo parecido. Según parece hay que bajar por unos rapeles equipados por mitad de la pared y dejarse de destrepes ni ostias. Vamos, que mejor no hacer caso a lo que pone en la guía vaya...

No hay comentarios: