28 feb. 2007

Aiguille du Midi - Espolón Frendo

Después de la tormenta, al bajar por el teleférico de la Aiguille du Midi, echamos un vistazo a la cara norte, y nos pareció que le podriamos echar un tiento. Después de toda la nieve caída tenia un aspecto mas decente. Descansamos un dia en Chamonix, y a la tarde del segundo subimos al Plan de la Aiguille para sobar y entrarle pronto a la vía, pa que no nos cayesen cascotes o algo parecido como en el Gervasutti.



Haciendo el moñas la tarde antes.

A la mañanita siguiente madrugón, todavía con el cenote de pasta con pesto en el estómago y parriba. Cruzamos el glaciar amaneciendo, y empezamos los primeros metros de la via en ensamble. Al principio un terreno fácil y sin complicaciones. Luego se toma una diagonal hacia la izquierda, y continua por terreno fácil, complicándose poco a poco según vamos subiendo, aunque mayormente pasos aislados. Seguimos con tendencia a la derecha, hasta llegar al filo del espolón (filo por decir algo), donde continua por terreno fácil. Paramos un poquito para que el danielo plante un pino, algunas fotitos y seguimos en ensamble. El tener que abrir huella todo el rato nos lleva un buen tiempo hasta que llegamos a la última parte, donde empieza el temita.


En la primera mitad de la vía.

Aqui nos encordamos, comemos un poquito y seguimos. Según el croquis, un largo de V-, con algunos clavitos, y luego terreno mas fácil por arriba. Pues si, el primero V-, vale, pero los siguientes tres también se las traen. Bastante mantenidos. Con la roca mojada, bieve, botas y todas esas cosas... En esta parte nos alcanza una cordada de tres rusos o polacos o de algún lado de esos del este. Sin habernos dado cuenta son casi las 5 cuando llegamos al final del último tramo de roca, y el último teleférico de vuelta creo que salía a las 6.30 o algo asi. Total, que nos queda la arista de nieve "perfecta" (según el croquis de caranorte), y la salida...


Largos de hielo después de la arista de nieve

Para tocar mas los cojones, se nos mete la niebla, lo mejor que te puede ocurrir en la arista, porque ya no sabes ni donde cojones estas. Tiramos en ensamble, mientras la arista se va poniendo cada vez más tiesa. En un momento se despeja lo justo para ver el espolón rocoso de la última parte. Pasamos de más roca y decidimos salir hacia la derecha, por hielo duro, donde cada golpe de piolet hace estallar un plato, y donde con los crampones solo consigues clavar las puntas. Los rusos (eslavos o lo que sea) tiran por el espolón, supongo que pa no incordiarnos los unos a los otros.


Mixto en el último largo de la vía

Montamos reunión para repartir los tornillos, y vemos que al teleférico no llegamos ya ni de coña. Seguimos en ensamble, con los gemelos petaos, buscando la parte de hielo que no este tan durito, metiendo tornillos cada 15 metros, porque no tenemos mas que tres. Salida en mixto y ya estamos arriba, justo cuando nos deja la niebla, reventaos, y disfrutando de las luces del atardecer en las cumbres del Mont Blanc, Grandes Jorasses, Dent du Geant, Aiguille Verte...


El Dani tomando aire después de salir de la via


Subiendo por la arista hasta el Teleférico

Al final nos toco dormir en el puto suelo de los baños de señoras de la Aiguille du Midi, con los otros rusos, que tardaron como otras dos o tres horas en llegar. Por suerte habia calefacción...


Cara Norte de la Aiguille du Midi

20 feb. 2007

Punta Helbronner - Campo Base

Lo primero, explicar la ubicación de nuestro "campamento". Conociendo a los protagonistas y su trayectoria, era de esperar que después de salir del teleférico cargaditos de material y provisiones no nos alejáramos mucho para plantar la tienda. En efecto, acabamos instalándonos en un pequeño collado, no muy lejos del refugio y del teleférico, debajo de los cables del mismo. En realidad era uno de los pocos sitios planos que habia, quitando los otros que ya estaban ocupados. Por lo menos, las vistas eran bastante agradables, mejor incluso que las que tuvimos desde la Aiguille du Midi.


Campo Base, un día no muy soleado...

En comparación con el otro campamento, en este era más fácil encontrar agua. Un arroyo de agua, derretida del glaciar, se formaba durante el día no muy lejos de la tienda, sin tener que preocuparnos por derretir nieve.
El tiempo al comienzo de la semana fue bueno, degenerando según esta iba avanzando, aunque nos dejó seguir saliendo hasta que llegó LA TORMENTA.


Vista desde la tienda (A excepción del careto...)

Nosotros nos imaginábamos que algún día tendría que venir el mal tiempo, ya que hasta el momento se podría decir que nos había respetado. Excepto alguna tormenta vespertina, habiamos tenido sol todo el rato. Esto cambió con la llegada del tormentón del quince. El primer día nos lo tomamos a bien. No paró de nevar en todo momento, y el viento intenso tampoco daba ninguna tregua, afectando sobre todo el lado de Dani. Era imposible salir o abrir la puerta sin que entrara nieve, asi que no salimos ni pa mear.


Haciendo el capullo en la tienda

Al dia siguiente, exactamente lo mismo, asi que a hacer el gilipollas en la tienda. Los costados de la tienda se empezaban a volcar de la cantidad de nieve acumulada. De hecho, cada cierto tiempo le dábamos golpes a los costados para liberarlos de nieve. Dani y yo acurrucados en el centro de la tienda, intentando no tocar la pared, ya que estaba completamente empapada. El hecho de estar todo el día tumbado en la tienda sin hacer nada empezaba a cansar.


Estado de la tienda después de 3 dias nevando

El tercer día amaneció como antes, aunque como ya estabamos hasta los cojones decidimos salir. Habia nevado unos 70 cm. Recogimos la tienda, bueno, la desenterramos, y nos fuimos a la punta Helbronner para ver si podiamos coger un teleférico de vuelta, ya que el tiempo habia mejorado un poco, y habiamos oído al teleférico pasar un par de veces.


Izq: Gr. Capucin antes de la nevada Der: Gr. Capucin después de la nevada

Por desgracia sólo fue un viaje de prueba, y tuvimos que esperar al dia siguiente para bajar. Sin absolutamente nada más para comer, llegamos a Chamonix tan hambrientos y cansados como la vez anterior.
Después de la tormenta cualquier idea de escalar en roca se desvaneció. Asi que le tuvimos que dar un poco al coco para ver donde podríamos hincar los dos piolos en la semana siguiente...

15 feb. 2007

Pic Adolphe Rey - Via Salluard

Después de bajar del Dent du Geant nos pasamos por el refugio para ver el parte del tiempo. Como llegamos un poco tarde, estaba cerrado, y preguntando nos dijeron que el tiempo para el dia siguiente iba a ser "bruto", que dicho en italiano supusimos que muy chungo. Asi pues, previendo que al dia siguiente no se iba a poder hacer nada, nos fuimos a dormir sin pensar en ninguna hora para despertarnos.



Croquis

Al dia siguiente, cual fue nuestra sorpresa que al leventarnos hacia un sol cojonúo. Después de desperezarnos, decidimos que no podiamos desaprovechar tan buena oportunidad, y decidimos ir a hacer alguna via en el Pic Adolphe Rey.
En principio nos decidimos a hacer una via de cuyo nombre no me acuerdo, situada en el centro de la pared, con un par de largos de fisura interesantes al comienzo.


Escalando en la parte superior

Según nos acercábamos al comienzo de la vía, decidimos separarnos del camino para tomar un atajo y no tener que bajar de más. El atajo iba por en medio de las grietas, y como no, se convertió en una aventura hasta descifrar el camino correcto.

Después de dar vueltas entre las grietas, pasar por puentes de nieve de esos que te entran la risa, y algun que otro saltito, llegamos a la base de la pared. Para nuestra sorpresa, el acceso a la via que queriamos hacer estaba un poco jodio, por no decir que imposible, asi que nos decidimos a hacer cualquier cosa que estuviese cerca, y para lo que no necesitasemos mucho tiempo, pues ya era un poco tarde.


Dani llegando a una de las reuniones. El glaciar fracturado al fondo.

Asi que al final, la candidata fue la via Salluard, una via que va por un espolón en la parte baja del pico. Como la via se puede rapelar, dejamos todo el material abajo y subimos con lo imprescindible. Nuestra idea era subir todo lo posible, puesto que ya era un poco tarde. Sin ningun largo especialmente dificil, aunque bastante disfrutones la mayoria, seguimos subiendo, hasta que sin darnos cuenta ya estabamos bastante arriba. Entonces, como por efecto de algun tipo de maldición, se volvieron a echar las nubes sobre nuestro cogote.


Con las nubes encima, como siempre...

Ya acostumbrados a estas vicisitudes, decidimos seguir un par de largos más, quedándonos a un largo del final de la vía. De nuevo los rápeles, y de nuevo nos tocó maldecir el frio de los pies. Llegamos a la base de la via, justo cuando las nubes comenzaban a levantarse, y llegamos a la tienda de noche, también para variar.


Rapelando entre la "penumbra"

Al rato de llegar a la tienda comenzó a nevar. Sería el comienzo de una larga espera...

9 feb. 2007

Dent du Geant - Via Geant Branche

Al dia siguiente de hacer la arista de Rochefort nos despertamos con mal tiempo. Aguaceros intermitentes, viento y nubes hacian muy poco apetecible cualquier salida, asi que este dia lo pasamos haciendo un poco el moñas, repasando croquis por enésima vez, haciendo una excursion al refugio y echando alguna que otra partida de ajedrez.


Dent du Geant (Otro dia mas despejado...)

Al dia siguiente, las condiciones eran prácticamente las mismas, aunque hacia el mediodia la cosa fue mejorando. Al poco dejó de llover, aunque todavia habia viento y nubes intermitentes. Visto que habia una pequeña mejoría nos decidimos a subir al Dent du Geant, ya que no había que aproximar mucho, la escalada no parecía muy dificil, y además podriamos abandonar en cualquier momento.


Largo de placa paralela a la vía normal

Otra vez la pedrera (otra vez un coñazo), y llegamos a la base del Dent du Geant. Sopla un viento de cojones, y nubes intermitentes se suceden. En la base, una cordada está terminando el primer largo de la vía normal. Son los únicos junto con nosotros que hemos visto en todo el día. Nos ponemos los pieses de gato y parriba.
La roca muy fría, asi que al poco de empezar ya no sentimos lo que palpamos. Llego a la renuión y me caliento los pieses como puedo, grito reunión, pero no hay manera de que Dani se entere. Con el viento que está soplando es imposible que me oiga. Otro par de largos , con la pared mojada y escarchada, y llegamos a la última reunión, donde coincidimos con los otros 4 que habian comenzado antes. Ni foto de cima ni ostias, tenemos los pies congelados, asi que preparamos el primer rápel.


En la última reunión de la vía

En los rápeles se nos queda la cuerda enganchada un par de veces por el viento, y gracias a los israelies que bajaban después nuestra pudimos recuperar las cuerdas. (según nos contaron mas tarde ellos no tuvieron la misma suerte y tuvieron que abandonar una cuerda, para recuperarla al dia siguiente).
Cuando llegamos a la base nos calzamos las botas, y para abajo, al calor de la tienda...


1- Via Normal 2- Geant Branche

La via que decidimos hacer, Geant Branche, va prácticamente paralela a la vía de ascensión normal del Dent du Geant, y dicho sinceramente, tampoco es ninguna joya. Supongo que es una buena alternativa para cuando en dias buenos la via normal está saturada. Este no fue en absoluto nuestro caso.

3 feb. 2007

Arista de Rochefort

Después de nuestra maratón en el Mont Blanc du Tacul, decidimos bajar a Chamonix a descansar un tiempo, en parte también porque no nos quedaba mucha comida. Durante un par de dias mas o menos, a parte de ponernos las botas a comer, nos dedicamos a ver cual seria nuestro proximo destino. Al final cogimos el cable hasta la parte italiana, y acampamos cerca de la punta Hellbroner, nuevamente cargados con comida para una semana mas o menos.



Comienzo de la arista

Al dia siguiente de montar la tienda nos encaminamos hacia la arista de Rochefort. Una ascensión sin muchas dificultades técnicas, que debería ser mas bien una alegría para la vista. El tiempo parecia estar de nuestra mano, y sin mucha prisa subimos hasta la base del Dent Du Geant, punto donde comienza la arista.


Vista del Mont Blanc desde la base del Dent du Geant

Después de subir la pedrera hasta la base del Dent du Geant (que no veas que coñazo), hicimos una paradita para coger aire y echar un vistazo a las magnificas vistas. Continuamos por la arista, afilada e incluso seca en algunos puntos, y bastante transitada. Supongo que algo habitual en dias con buen tiempo. Una última trepada nos dejaba en la cima de la Aiguille du Rochefort. ¡¡Nuestro segundo Cuatromil!!


Los Drus, la Aiguille Verte,... y a la derecha la pirámide del Mont Mallet

En este punto decidimos hacer una parada para comer, aprovechando que habia poca gente. Y bueno, para que engañarnos, porque teniamos hambre claro. Las vistas, insuperables: Aiguille Verte, Aiguille du Midi, Grandes Jorasses, Mont Blanc, Mer de Glace...


Cornisa peligrosa y cordada en la arista de Rochefort

Después de comer, y siguiendo con la tónica de "hoy vamos de trancas", decidimos ir hasta el no muy lejano Mont Mallet, el cual, separado un poco de la linea recta que traza la arista, parecia presentar buenas vistas. Rodeándolo por uno de sus costados hasta encontrar el flanco mas asequible llegamos a la cima, desde donde, como habiamos supuesto, obtuvimos una vista mas general de la arista y del Dent du Geant. Siguiéndonos venia una cordada alemana. Después de coronar y hacerse las respectivas fotos, vemos que uno de los alemanes empieza a llamar al colega para que le echase un cable. Al parecer se le habia quedado la bota empotrada entre dos bloques y no la podia sacar. En ese momento viene el "rescatador" en su ayuda, y haciendo uso de toda su maña, comienza a darle patadas a la bota del amigo por la partte de la suela. Nosotros mientras tanto partiendonos de risa al ver tan absurda escena...


Llegando a la cima del Mont Mallet

Después de comprobar la liberación de la bota de tan feroz empotramiento, comenzamos con el largo retorno, siguiendo los pasos de la ida.