25 ene. 2007

Mont Blanc du Tacul - Pilar Gervasutti

Durante el dia anterior, hemos estado pensando que estrategia llevar para la via: dormir en la pared, para ir con mas tiempo y ver como va eso de escalar con tanto material, o ir mas ligeros y escalar en un dia, arriesgandonos a salir de noche. Finalmente nos decantamos por dormir en la pared. (Si al final con la pachorra que nos caracteriza, estaba claro...) Según la previsión, el tiempo debe acompañar los próximos dias.


Trazado aproximado de la via

Después de desayunar y tal y cual, ya cerca de las 9.00, estamos aproximando a la base de la pared, subiendo por la cuesta que el glaciar forma en esta parte del Mont Blanc du Tacul. De repente, fijándonos, avistamos una cordada que comienza a escalar el primer largo de la via. De puta madre - pensamos – Ya sabemos donde empieza exactamente la via. Al rato oimos un desprendimiento que viene de arriba. El ruido comienza a ser cada vez más alarmante, y vemos que comienzan a caer bloques cada vez mas grandes. Ya habiamos visto otros desprendimientos en estos dias, pero este se lleva la palma. Dani y yo nos quedamos boquiabiertos, mirando hacia arriba mientras buena parte de las piedras comienzan a impactar en la base del pilar, justo donde se supone que empieza la via, muy cerca del escalador y donde suponemos que se encuentra su asegurador. Algunas piedras llegan incluso hasta donde estamos nosotros, a pesar de encontrarnos a mas de 300 metros de la base del pilar. En cuanto cesa el estruendo miramos a la pared en busca del escalador. Ufff, esta ahi, a mitad de largo. Al cabo de un rato vemos que continua escalando. Menos mal – pensamos – esperemos que a los compañeros tampoco les haya pasado nada. Aún con el miedo en el cuerpo seguimos subiendo por el glaciar, esperando que no nos caiga ningún regalito de arriba. Al rato vemos como el escalador llega a la reunion y comienza a rapelar. Habrá pasado algo? Llegando a la base de la via nos cruzamos con un escalador inglés, rapelando desde donde parece que comienza la via. Nos cuenta que el desprendimiento a cortado 2 cuerdas, y ha herido al que iba escalando. Llegamos a la base y comprobamos que hay tres escaladores del Pais Vasco. Efectivamente uno de ellos, el que iba escalando, tiene un corte en el brazo y alguna otra herida leve. Por suerte los compañeros estaban bien a cubierto y no les ha pasado nada, pero después del susto se bajan eschando ostias. Mientras tanto de la canal no paran de caer piedras pequeñas, y de vez en cuando alguna un poco mas grande. Dani y yo nos miramos, y en vez de bajar, que seria lo mas sensato, nos decidimos a entrarle a la via. En teoria, una vez superado el primer largo y ya en el marcado pilar, el peligro de desprendimientos deberia ser mucho menor. Asi que nos preparamos casi con tanta prisa como acojone.
Bueno que, quien sube? - Lo típico en estas situaciones.
No sé, me da igual – Dice uno de los dos.
Al final me toca a mi. Cojo los cabos y me acerco a la base de la pared. No se ni por donde empezar. Temblando com un flan, esperando que las piedras que siguen cayendo sean mas pequeñas que las anteriores, busco la mejor manera de empezar. Al final agarro la cuerda abandonada por la cordada vasca y empiezo a superar los primeros metros. 50 metros a contrarreloj y por fin llego a la reunión. Respiro con alivio. Aqui ya no hay problemas. Fijo una de las cuerdas, y aseguro con la otra a Dani, tal como habiamos acordado abajo. 10 minutos mas tarde estamos los dos en la primera reunión. Aupa!


En la seguridad de la primera reunión

Continuamos con la escalada, esta vez sin la preocupación de lo que pueda venir de arriba. Estamos solos y toda nuestra atención y esfuerzos se concentran en el siguiente largo. Fisuras, chimeneas, techos y diedros se van sucediendo unos a otros. Nos lo estamos pasando como enanos.


Disfrutando de la via, completamente solos.

Por fin llegamos a la repisa donde teniamos planeado dormir, a mitad de via y con las mayores dificultades ya superadas. Hemos hecho un buen horario y aún nos queda tiempo para descansar y organizar el bivac. La verdad es que si hubiesemos entrado mas pronto nos habría dado tiempo a salir en el dia. Ahora ya da igual. Encontramos un poco de nieve para derretir agua y devoramos la poca comida que hemos traido. Las nubes que se han ido juntando durante el atardecer no tienen muy buena pinta, y aunque nos caen algunas gotas al anochecer, la cosa no pasa a mayores, e intentamos dormir como buenamente podemos.


El primer dia, en medio de la tapia.

A la mañana siguiente, cuando el sol lleva un rato pegando, salimos por fin del saco. Durante la noche ninguno ha conseguido acumular suficiente sueño, y estamos los dos un poco cansados. Que se le va a hacer, es hora de seguir, y ya te cuento que si es hora, son las 10.00 de la mañana... ¡¡¡ Vaya par de holgazanes que nos hemos juntado!!! Con el calorcito del sol a nuestras espaldas seguimos el marcado pilar, hasta casi llegar al final del mismo. En este momento nos alcanza una cordada francesa, formada por un guía y su cliente. Al ver que van mas rápidos, les dejamos pasar.


Rápel para llegar a la repisa donde vivaqueamos.

A partir de aqui queda un largo de chimenea, una canal fácil, y una arista con uno o dos largos un poco mas dificiles, pero sin grandes dificultades. El guia francés sube una de las chimeneas, que resulta no ser la correcta. Mientras tanto, Dani y yo nos quedamos esperando, viendo como poco a poco y sin casi habernos dado cuenta se han ido juntando nubes sobre nosotros. Tras deshacer el largo y echar un vistazo al cielo, uno de los franceses hecha mano del móvil. Termina de hablar, y nos comenta que un compañero de la Méteo le ha dicho que se acerca una tormenta, con rayos y truenos y todo lo que suelen tener las tormentas. Total, que según las previsiones del cabrón que esta sentado en la oficina viendo el tiempo de esta tarde, la tormenta pasará a eso de las 7 de la tarde. ¡Joder! ¿Las 7 de la tarde? ¡Si son las 2! Claro, que carajo vamos a hacer ¿ Salir a la arista con toda la chatarra y una diana pintada en el pecho? Buscamos un sitio para sentarnos, nos ponemos cómodos, y matamos el tiempo comiendo y bebiendo lo poco que nos queda. Mientras tanto, el francés ha subido por la otra chimenea y ha dejado equipado el largo para tardar lo menos posible cuando pase la tormenta. Al cabo de un rato viene una cordada inglesa, que viendo el panorama se queda también esperando a que pase la tormenta.


Repisa donde vivaqueamos

Por fin son las 7. Parece que la cosa ha mejorado un poco. Aunque sigue habiendo nubes, y la roca esta completamente empapada, ya no se oyen truenos. Es hora de moverse. Salen los ingleses y a continuación los franceses, quienes fijan una de nuestras cuerdas. Cuando llegamos arriba nos encordamos en ensamble para subir por la canal, que se prolonga hasta lo que parece ser la arista cimera. Según vamos subiendo por la canal, vamos notando el cambio de temperatura, y poco a poco, lo que antes era lluvia se va convirtiendo en nieve, dejando la roca no solo mojada si no tambien con una fina capa de nieve. En la canal avanzamos muy lentos y perdemos bastante tiempo. Para cuando llegamos a la arista ya es casi de noche, esta todo completamente nevado y sopla un viento de cojones.


Anochecer desde el bivac
Sacamos la frontal y nos ponemos los pinchos. Seguimos en mixto facil por la arista que poco a poco se va afilando. Parece que ya queda poco. Segun nuestro croquis nos queda un largo de V, o un rapel, y una canal facil. La opción de la canal la descartamos pues hay que rapelar bastante, y la canal no tiene suficiente nieve. Asi que a por el largo de V. Por fin, despues de empotrar piolet, botas y crampones en cualquier agujero y fisura, llegamos al final de la arista. ¡Ya esta! Tenemos las manos heladas, y estamos reventaos, pero estamos contentos. Hemos terminado. La cima esta a tiro de piedra. Se acabo la odisea. Recogemos las cuerdas y nos encordamos para la bajada.


Esta cara se nos quedo al terminar la via

Al final el descenso se alargó mas de lo necesario, aunque ya poco importaba. ¡Menuda aventura!

Nota: Si quieres encontrar un croquis bueno, no utilices el de la guia del Piola. Nosotros encontramos uno bastante bueno en la casa de la montaña, extraido de no se que número de la revista Vértex.

20 ene. 2007

Valle Blanco - Campo Base


Vistas desde la tienda hacia el Mont Blanc du Tacul

Después de bajar del Grand Capucin, bastante cansados, todo hay que decirlo, decidimos darnos por lo menos un dia de descanso. Dormir como holgazanes, comer a placer, y sobre todo, no hacer nada, para lo cual el solecito del mediodia nos ayudaba, aperezandonos todavia mas de lo que estabamos.


Aprovechando nuestro tiempo en los Alpes

Nuestra tienda, igual que las del resto, estaba plantada sobre el glaciar al pie de la Aiguille du Midi, prácticamente el primer sitio plano que encuentras a la salida del teleférico. Desde aqui, escaladas en el Mont Blanc du Tacul, o incluso la ascension al Mont Blanc por la ruta de los cuatromiles resultan bastante accesibles. Para obtener agua, hay varias posibilidades: la traes toda de abajo (estas que si...), derretir nieve (se consume bastante gas si tienes pensado una estancia prolongada), cogerla de la estación de la Aiguille du Midi o del Refugio (dicen que no es potable, pero yo creo que lo hacen para vender mas botellas. Nosotros utilizamos algunos litros). Nosotros, la verdad, que hicimos un poco de todo, aunque de lo que mas tiramos fue de lo de derretir nieve, aunque no con gas. Para ello, aprovechando los dias de sol que estabamos teniendo, hicimos una zanja en la nieve, la cubrimos con la manta térmica, poniendo el lado que mas calor emana hacia arriba. Luego poniamos nieve encima de la manta, de manera que el agua derretida cayese en la zanja, a modo de pozo. Del resto del trabajo se encargaba el sol.



Durante las tareas de reconstrucción. Al fondo, las Grandes Jorasses y el Dent du Geant

Además de hacer el capullo todo el dia, tuvimos que emplear parte de nuestro valioso tiempo para hacer obras de reconstruccion en la tienda. El calor del dia hacia que buena parte de la nieve que rodeaba la tienda se derritiese, formando alrededor de esta un escalon cada vez mas grande, como un pedestal, el cual ya estaba empezando a venirse abajo. Ademas, parte de las piquetas tambien cedian por la misma causa.



Atardecer en el campo base

Al final, lo que iba a ser un dia de holgazaneo se convirtieron en dos, lo que nos cargó las pilas para la siguiente escalada: el Pilar Gervasutti del Mont Blanc du Tacul.

19 ene. 2007

Grand Capucin - Via de los Suizos

Después de haber calentado el dia anterior en la Rebuffat de la Aiguille du Midi, nos dirigimos prontito por la mañana al Grand Capucin, a por otra de las vias que teniamos en mente. La via de los Suizos es probablemente una de las mas fáciles que se puedan hacer, aunque no por ello menos atractiva. Seguramente comparada con la Bonatti-Ghio pues como que será una mierda, pero dentro de su dificultad esta mu bien.



1- O Sole Mio 2- Via de los Suizos

Después de unas dos horas de pateo, y despues de navegar por las grietas en la base del pico Adolphe Rey, llegamos por fin a la base del Grand Capucin, que se alza majestuoso, perfectamente afilado y vertical por cualquiera de sus lados.



En la pared ya hay otras cordadas, la mayoria en el primer o segundo largo, en la parte central de la pared. Nuestra via se encuentra en la parte izquierda, y es entonces cuando nos damos cuenta de que la cosa va a estar un poco jodia. Para acceder a esta parte de la pared hay que subir por una canal de nieve, que en su parte mas baja presenta una rimaya, que en ese momento estaba totalmente infranqueable. Vamos, que había una raja que no la pasas ni con pértiga. Entonces se nos quedo una cara de tontos de agüita. Pensando en como acceder a esta parte de la pared, empezamos a ver croquis de otras vias que empezaban en la parte central de a pared, donde el acceso era evidente. Entonces vemos como una cordada que se aproximaba a la base de la pared un poco por delante de nosotros, se dirige a la parte derecha de la rimaya, al lado de un triangulo rocoso, y agarrandose a una cuerda fija (que no habiamos visto) supera la rimaya. ¡¡Ah bueno, asi si joe!! Resuelto el problema, subimos por la canal, nos calzamos los gatos y dejamos material y pinchos en la base de la via, y nos ponemos a trepar, casi a la vez que la cordada italiana que nos precedia.


En el diedro

Despues de trepar, un poco al tuntun, llegamos a la base del diedro evidente que surca esta parte de la pared. Justo aqui coincidimos las dos cordadas, y los italianos se ponen delante nuestra. Durante toda la via vamos detrás de ellos, tomando alguna fisura paralela para no tener que esperar en la reu.


Trident du Tacul y Tour Ronde al fondo

Por fin llegamos al hombro. A partir de aqui la cosa se pone mas vertical y entretenida. En esta parte, tomamos una fisura paralela a la que sigue la cordada italiana, chulisima, vertical y muy muy disfrutona, que nos deja cerca del techo. La escalada y la roca, muy parecida a la de Galayos, es cojonuda. Ahora toca el techo. Los italianos han salido por la "O Sole Mio" y por fin estamos solitos. Intento superar el techo en libre pero eso esta mu chungo, no hay manera, asi que a colgarse de los clavos y que le den, que ya llevamos muchos metros. Un par de largos más, ya sin muchas dificultades, y por fin llegamos a la cima.


Pasado el hombro


Dani superando el techo

Foto, algo de zampar, y unas vistas de envidia: La arista de Peuterey, El Dent du Geant, la Tour Ronde...


Dani en la cumbre

En la cumbre coincidimos con otra cordada que viene de hacer "El Viaje de Gulliver". Son belgas o algo asi (por lo menos francófonos), pero hablan perfectamente español. Hablando con ellos nos comentan que hace no mucho han estado en Patagonia escalando. Buena roca, fisuras preciosas, y un muy buen rato, a pesar del tiempo. Al parecer los colegas se marcaron la tercera repetición de "Riders on the Storm". Vaya bichos... ¡¡Si señor!!

Bueno, es hora de bajar que se esta haciendo tarde. Los rápeles van por la via "O Sole Mio" hasta el hombro, justo a la izquierda de la "Via de los Suizos". A partir de aqui se baja por la misma via de ascenso. Al final en un par de rápeles se nos quedaron las cuerdas enganchadas, retrasando el descenso. No ponemos las botas y hacemos un último rápel por encima de la rimaya. Se nos ha hecho de noche y todavia nos queda la vuelta. Que ganas...

17 ene. 2007

Aiguille du Midi - Via Rebuffat

Esto viene a ser algo asi como la primera entrega del viaje a los alpes en verano del 2006, con el Danielo y yo como unicos protas (porque al final no nos acompañó ni el Tato).

Despues de llegar Chamonix, y tras una visita a la casa de la montaña, parriba que fuimos con la intencion de aguantar hasta que se acabara la comida o nos echase el yeti, porque con lo que cuesta el teleférico no estabamos como para hacernos mucho viajecitos.



Al dia siguiente, a la cara sur de la Aiguille du Midi, a hacer la clásica de la pared: la Rebuffat. Bueno, primero a esperar que se vaya la gente, porque con eso de que esta al lado del teleférico y es cara sur y tal, habia gente desde primera hora de la mañana. Asi que nos quedamos en frente de la tienda tomando el solecito esperando a que se descongestionase un poco la via, disfrutando de las vistas que ofrece Valle Blanco.


La via se caracteriza por el largo de fisura en forma de S, a la izquierda del techo. En los largos de arriba cuesta un poco seguir la via, aunque de cualquier manera la dificultad baja por donde quiera que vayas. Vamos, que tires por donde te de la gana. El descenso se puede hacer rapelando por la misma via (un poco jodio, teniendo en cuenta que va en diagonal), o por cualquiera de las otras vias de la pared. Aun así creo que desde arriba se puede acceder directamente a la estación del teleférico. Nosotros subimos con las botas en la mochila, para ir acostumbrándonos a escalar con peso, y porque era bastante probable que acabasemos en otra parte de la pared, y eso de andar con los pies de gato por glaciar hasta el pie de via no debe de ser muy recomendable.


La via en si es bastante bonita, especialmente la primera mitad, mas vertical y entretenida. Bastante recomendable para tomar contacto con el granito del macizo del Mont Blanc. Si tienes pensado escalar por la zona y estas acampado en la zona, en una tarde se hace tranquilamente. La única parte negativa es la cantidad de cordadas que suben a repetir la via, ya desde temprano, sobre todo en veranito y con buen tiempo. Si no quieres ir en romería pegandote con la gente en las reuniones lo mejor es esperarte a la tarde. Supongo que la otra opción es madrugar, aunque eso es algo que Dani y yo ya descartamos el dia antes.


La via tiene una longitud de 200 metros y un grado obligado de V+ y fue abierta en 1956 por Gaston Rebuffat y M. Bacquet. No se si es en el video de "Entre el cielo y la tierra" o en el de "Estrellas y Borrascas", pero en uno de los dos se puede ver la ascension de la via por el propio Rebuffat. Eso si, espero que si la repites no pises los clavos como Rebuffat en el video, que eran otros tiempos...