20 feb. 2007

Punta Helbronner - Campo Base

Lo primero, explicar la ubicación de nuestro "campamento". Conociendo a los protagonistas y su trayectoria, era de esperar que después de salir del teleférico cargaditos de material y provisiones no nos alejáramos mucho para plantar la tienda. En efecto, acabamos instalándonos en un pequeño collado, no muy lejos del refugio y del teleférico, debajo de los cables del mismo. En realidad era uno de los pocos sitios planos que habia, quitando los otros que ya estaban ocupados. Por lo menos, las vistas eran bastante agradables, mejor incluso que las que tuvimos desde la Aiguille du Midi.


Campo Base, un día no muy soleado...

En comparación con el otro campamento, en este era más fácil encontrar agua. Un arroyo de agua, derretida del glaciar, se formaba durante el día no muy lejos de la tienda, sin tener que preocuparnos por derretir nieve.
El tiempo al comienzo de la semana fue bueno, degenerando según esta iba avanzando, aunque nos dejó seguir saliendo hasta que llegó LA TORMENTA.


Vista desde la tienda (A excepción del careto...)

Nosotros nos imaginábamos que algún día tendría que venir el mal tiempo, ya que hasta el momento se podría decir que nos había respetado. Excepto alguna tormenta vespertina, habiamos tenido sol todo el rato. Esto cambió con la llegada del tormentón del quince. El primer día nos lo tomamos a bien. No paró de nevar en todo momento, y el viento intenso tampoco daba ninguna tregua, afectando sobre todo el lado de Dani. Era imposible salir o abrir la puerta sin que entrara nieve, asi que no salimos ni pa mear.


Haciendo el capullo en la tienda

Al dia siguiente, exactamente lo mismo, asi que a hacer el gilipollas en la tienda. Los costados de la tienda se empezaban a volcar de la cantidad de nieve acumulada. De hecho, cada cierto tiempo le dábamos golpes a los costados para liberarlos de nieve. Dani y yo acurrucados en el centro de la tienda, intentando no tocar la pared, ya que estaba completamente empapada. El hecho de estar todo el día tumbado en la tienda sin hacer nada empezaba a cansar.


Estado de la tienda después de 3 dias nevando

El tercer día amaneció como antes, aunque como ya estabamos hasta los cojones decidimos salir. Habia nevado unos 70 cm. Recogimos la tienda, bueno, la desenterramos, y nos fuimos a la punta Helbronner para ver si podiamos coger un teleférico de vuelta, ya que el tiempo habia mejorado un poco, y habiamos oído al teleférico pasar un par de veces.


Izq: Gr. Capucin antes de la nevada Der: Gr. Capucin después de la nevada

Por desgracia sólo fue un viaje de prueba, y tuvimos que esperar al dia siguiente para bajar. Sin absolutamente nada más para comer, llegamos a Chamonix tan hambrientos y cansados como la vez anterior.
Después de la tormenta cualquier idea de escalar en roca se desvaneció. Asi que le tuvimos que dar un poco al coco para ver donde podríamos hincar los dos piolos en la semana siguiente...

No hay comentarios: