25 abr. 2009

Rodellar

La verdad es que cuando tengo tiempo para ir varios días a escalar me suelo decantar por destinos con vias largas o vias desequipadas y no por escuelas de escalada deportiva. Sin embargo habia oido hablar tan bien de Rodellar que por una vez me dejé llevar. Al final mis expectativas se cumplieron con creces: durante todo el puente hizo buen tiempo (tanto que nos pudimos dar unos bañitos en el rio), nos estuvimos levantando con la misma calma con la que nos acostábamos y las cervezas fueron desapareciendo misteriosamente según se acercaba el dia de volver. Cuando ese día llegó ninguno nos queriamos marchar. Nos habría gustado estar ahí una semana, o un mes o tan sólo unos dias más para prolongar esa sensación de felicidad plena que a veces tanto cuesta encontrar.
Ahora ya da igual porque la próxima vez que volvamos será diferente. Tal vez incluso mejor...

Picasa SlideshowPicasa Web AlbumsFullscreen

No hay comentarios: